7.16.2011

And the sun will set for you

Aquella mañana había llovido, pero por la tarde los rayos de sol pasaban a través de las ramas de los frondosos y centenarios árboles de la plaza, lo que hacía que de aquel ambiente puro saliera un cierto aire veraniego.
Pero aquella tarde Elisa no se había fijado tan solo en el clima, cada detalle había de ser perfecto.
Y alli estaba ella, sentada en un banco esperando mientras escuchaba Shadow of the Day, de Linkin Park.
A Elisa se le hacía raro esperar, ya que habitualmente eran los demás los que tenían que esperar por ella debido a su impuntualidad, pero esa tarde lo merecía y a las cinco ya estaba en busca de George, a la vez que descubría que compartían la impuntualidad.
Elisa cambió Shadow of the Day por If it means a lot to you, de A day to remember, sin saber que ninguna de esas canciones marcarían el pulso de la tarde.
A las cinco y diez George, con aquella camisa que le gustaba tanto a Elisa, aparecía por la parte de atrás de la plaza algo que no le impidió a ella poder verle.
Se saludaron de una forma tímida y peculiar, mientras que él se disculpaba por el retraso. Hablaron un rato sobre los gustos musicales de Eli y luego procedieron a dar una vuelta por la ciudad.
Acabaron compartiendo un frappé de plátano en un soleado banco, luego George cogió a Elisa de la mano y la traslado a un lugar muy especial. Allí le enseño la canción, aquella canción que compartirán el resto de su vida y que marcará el pulso de la vida de Elisa.
Porque unas simples notas surgidas de un piano pueden hacer que emerjan los sentimientos de cualquier alma o los sueños de cualquier mente.

1 comentario:

NoNii dijo...

Que preciosidad ^^ Sin duda compartir con alguien una canción es muy bonito y muuy romántico :)
Frappé de plátano? uhmmm me ha entrada hambre jajaja y ganas de probarlo.
Y nota mental me apunto la canción de Linkin Park para escucharla :)
Un besito, nos leemos.