11.20.2010

Until it becomes hard to breathe again


Mi alma perdida. Encerrada en la oscuridad de cuatro paredes.
De una habitación sin puertas, sin ventanas.
Donde ni un rayo de luz se digna a hacer acto de presencia.
Y mi corazón se vuelve frío. Gélido.
Las emociones me abruman, me aplastan. Asorben el osígeno de mis pulmones.
No me puedo desahogar.
No hay ni una mínima opción de que las lágrimas resbalen por mis pálidas mejillas.
Los pensamientos hacen que me maree, bloquean mis funciones cerebrales.
Pero me contengo, tengo que guardar la angustia que fluye por mis venas en algún sitio de mi cuerpo que no se haya quebrado aún.
Nadie merece sufrir, y menos tú.
Pero algún día me derrumbaré y tu no lo sabrás, ni siquiera podrás percibirlo.
Porque tú no lo entiendes y yo no te lo puedo explicar.
Porque eso nos destrozaría a ambos, y prefiero ser yo la que se consuma entre mis propios sentimientos.
Ojalá lo comprendieras.
Necesito que permanezcas a mi lado.
Que me mires.
Que con tus ojos verdes me saques de aquella lúgubre y fría habitación.
Y quizás aún te pueda dedicar alguna sonrisa.
Una sonrisa que sustituye a un sollozo.
Al silencio.
Pero solo durante un instante...durante una fracción de segundo...


...(hasta que vuelva a costarme respirar)


2 comentarios:

Euforia dijo...

Muy profundo. Cuando menos lo esperes, lo comprenderá :)

Besos de cristal

Silvia dijo...

me gusta mucho tu blo!
te sigo!
yo acabo de hacerme el mio! pasate ;D
http://silvia-yellfire.blogspot.com/