9.17.2010

Hoy el frío de Alaska me cala los huesos.

De camino a su casa me encuentro con Trevor Marks, un compañero de Nick que esta colado por mi desde el primer año de instituto. No es mas que un iluso, si piensa que voy a pararme y atenderle a él y a su innumerable cantidad de tonterías, ni que se hubiese tragado un payaso.
Siempre he sido una negada en esto del amor. Pienso que si de verdad quieres y necesitas a alguien no necesitas hacerle monerías, aunque a lo mejor por esa filosofía nunca me enamorado, quién sabe.
Se acerca una tormenta de nieve. El aire me golpea en la cara y no me deja ni respirar, haciendo que el viaje se me haga eterno.
Beep.Beep.
El movil.
“¡Ari, Grace me ha llamado!”
Puedo ver la cara de Nick detrás de ese sms. Se le acaba de olvidar todo, incluso nuestra amistad. Debería alegrarme por él, pero no puedo. Y no le tengo en cuenta el que me haya hecho venir con el frío que hace, que me haya hecho escoger un peli que ni siquiera llama mi atención pero que con él sería extremadamente divertida.
No le puedo ofrecer rencor por nada de lo que haya hecho, porque sigue siendo Nicholas Hale, mi mejor amigo.
Aquel niño que dijo que todas la niñas apestaban menos yo, que olía a lavanda.
Aquel niño que no creía en el amor ni en nada que se le pareciese.
Hoy el frío de Alaska me cala los huesos. Qué asco.

2 comentarios:

Euforia dijo...

Quizá sí estés enamorada y aún no lo sepas :)

El frío ha congelado tus sentimientos.

Un beso!

Bego dijo...

"Pienso que si de verdad quieres y necesitas a alguien no necesitas hacerle monerías" no puedo estar más de acuerdo en esa frase, a lo mejor por eso yo tampoco me he enamorado nunca jajaja
Aunque me acabo de enamorar de Aquel frío polar característico de Alaska.

Un beso :)