10.22.2010

Tears are words the heart can't say

Frio.
blanco.
Luces.
Sombras.
Beep. Beep.
Y otro día más nieva.
Empiezo a odiar Alaska. Desde que llegué aquel verano supe que no me iba a gustar.
Pero Nick hizo de aquel lugar un sitio agradable, único.
Y ahora estoy pensando en mudarme a Nueva York.
Sustituiría la nieve por taxis y las luces de Times square, como siempre había soñado de pequeña.
Pero a veces la vidad te pone la zancadilla y nadie te ayuda a levantarte.
Y sientes el frío.
El dolor.
Las lágrimas.
Y tu corazón se agota, se para.
Porque le han arrancado un pedazo sin permiso.
Y los latidos se vuelven lentos y hacen de tu vida una noria en la que te subes para no volver a bajar.
Frío.
Blanco.
Luces.
Sombras.




2 comentarios:

Marina dijo...

Todo tiene sus pros y sus contras...

ZaphireLitz dijo...

No podria ser de otra manera. Todo sucede por algo. Besos.