10.28.2010

My thoughts will echo your name until I see you again

Las gotas de lluvia marcaban el pulso de mi vida en el alféizar de la ventana.
Un pulso que había acelerado.
O que quizás había decaído tanto que no podía aguantar todas mis emociones.
Pero yo seguía allí, como cada año.
Fingiendo una sonrisa.
Antes la lluvia me ponía triste, ahora me tranquiliza. Me hace sentir bien. Como si me liberara de mis propias lágrimas transformándolas en ese agua que ahora se deslizaba por el cristal.
Por el cristal de aquella casa llena de recuerdos.
De repente noté la presencia de alguién detras de mí.
Me miraba con sus ojos brillantes, analizando cada detalle de las facciones de mi cara. Cada detalle de mi cuerpo, de mi ser.
Se acercó a mí mientras me decía, ¿nos conocemos?
Y allí estaba delante de mí.
Etham y Yo.
Yo y Etham.
Empezamos a hablar. Bueno, más bien era yo la única que decía algo porque él se limitaba a escucharme y a asentir a lo que le contaba.
Nunca había hablado tan abiertamente con nadie, pero él me hacía sentir yo misma.
Quizás sea por la falta de sinceridad de los últimos años.
No lo sé el caso es que aquella noche lúgubre y oscura se volvió brillante.
Cuando llegué al calor de mi casa aún tenía la imagen de su pelo y de sus mejillas ruborizadas diciendo ¿Encantado de conocerte otra vez? antes de irse.
Siempre he dicho que cuando amas a alguien no necesitas pensar en él. Es él el que se cuela en tus pensamientos.
Y son las dos de la madrugada. Deseando que estés ahí, detras de la puerta a punto de entrar.
Deseando que esta noche sea la priméra página de una historia que no termina.
Una historia donde pueda decirte lo que nuca te dije.
Y lo único que puedo decir es que yo también estoy encantada de haberte conocido, de haberte sentido como nunca he sentido a nadie.
Por favor, no te enamores de otra persona.
Porque tienes a alguién esperando por tí.


2 comentarios:

Euforia dijo...

"Siempre he dicho que cuando amas a alguien no necesitas pensar en él. Es él el que se cuela en tus pensamientos." Es increíble, pero me acabo de dar cuenta de que tienes razón :) encontrar a alguien que acabas sintiendo mejor eu tu propio corazón saltarín en el pecho es lo mejor que te podría haber pasado.

Gracias por mencionar el cristal :)
Besos!

Bego dijo...

"Siempre he dicho que cuando amas a alguien no necesitas pensar en él. Es él el que se cuela en tus pensamientos." A mí también me ha encantado esa frase, pero ¡y el relato entero!

Un beso muy grande :)