10.15.2010

Memories of London

Rojo.
Negro.
Bus.
Taxi.
El centro de Londres estaba limitado por esos dos colores que inundaban las avenidas.
Y la Lluvia.
Regueros de agua se colaban por el alcantarillado Londinense, después de haberse deslizado por los paraguas que cubrían a todos aquellos que evitaban mojarse.
Era un día gris, pero a su vez limpio y puro.
Un día que te hace reflexionar.
Un día en el que, pensamiento que te viene a la cabeza, pensamiento que intentas dejar a un lado.
Y se te acumulan las palabras.
Los sentimientos.
Las emociones.
Las lágrimas.
Y sobre todo, tus propios errores.
Y Esta vez no hay nadie que te envié un mensaje.
No hay nadie que te diga, “Grace, mira hacia delante”.
Porque, aunque parece que todo está perdido, destrozado, hecho añicos; el mundo sigue girando.
Aunque permanezcas quieta, todo sigue su curso.
Rojo.
Negro.
Bus.
Taxi

6 comentarios:

ZaphireLitz dijo...

Vaya que magnifico blog, me fascina, la entrada te quedo de maravilla. Te sigo. Besos. Te espero en el mio.

noestoyniparatiniparanadie.blo....

Meriba dijo...

Encantador,
triste,
real.

Marina dijo...

Simplemente increíble :)

Alma Errante dijo...

Me encanta Londres, espero poder visitarla muy pronto;) Me encantó lo que escribiste, tan lleno de sentimientos.

Besos!

El Príncipe de la Dulce Pena dijo...

Has tocado una fibra sensible mia. Londres es mi ciudad favorita del mundo.
Un besazo!

Euforia dijo...

Sí, el mundo sigue. Sobre todo en Londres, pues ya sabes que lleva un ritmo frenético. En ninguna parte del mundo éste gira más rápido que allí :)

Besos de cristal